ostéochondrite pecho

Inicio de la cardiologiquínon en Venezuela

Drs. Fernando Bermúdez Arias *, **, ***, Valmore Bermúdez Pirela **, Clímaco Cano Ponce **, Eliluz M Leal **, Mayela C Cabrera **, Mayerlím Medina Reyes **, Miguel A Lemus **

* Academia Nacional de Medicina. miembro correspondiente &# 9; Nacional.

** Centro de Investigaciones Endocrino Metabólicas "Dr. Félix &# 9; gómez". Facultad de Medicina. Universidad del Zulia.

*** Sociedad Venezolana de Historia de la Medicina. Individuo de Número.

La cardiologiquía, bases previamente establecidas SUS Entre los siglos XVI y XX, se inicia en 1920, cuando por primera vez Aparece el vocablo "cardiologiquíjuin" VENEZ título de la revista Archivos de CardioLogía y Hematología, fundada por Pitaluga y Galandre, en Españjuin.

En Venezuela la inicia, en 1925, el doctor Heberto Cuenca Carruyo, en Maracaibo, la cual continúUne salle de Caracas, de 1931, non 1938. Cuenca Regenta la cáTedra de Medicina Interna (UCV), desde 1935, y fue Jefe del Servicio de Medicina (Hôpital Vargas, 1936). Continuaron los doctores Gustavo Plaza Izquierdo VENEZ jefe de la CáTedra de CardioLogíONU (1936), y Bernardo Gómez desde 1937. Éste, Posteriormente, inicia la estructuración de las instituciones Cardiológicas báSICA del país, campañnon a la cual se Incorporó el doctor Carlos Gil Yépez.

Cuenca publiqueó noventa trabajos de investigación clínica, treinta de ellos sobre la cardiologiquía: isquemia, arritmias, electrocardiografía, radiología, congénitas, miocardiopatíQue y corazón en deportes, publicados en: 1. Revista de la Sociedad Médico-Quirúrgica del Zulia. 2. Gaceta Médica de Caracas. 3. Archivos Venezolanos de CardioLogía y Hematología, esta última, fundada y editada por él, en 1935, constituy cual laó la primera revista Cardiolóvenezolana GICA. La primera investigación, en 1927, versó electrocardiograf sobreíjuin.

Palabras clave: Inicios. Venezuela. Cardiology. Cuenca

Cardiology a ETABLI SES bases Entre le XVI siècle et XX siècle ET commencent en 1920, Quand, versez La première fois le mot "cardiologie" Comme le titre apparait de la revue du "Archivos de CardioLogía y Hematologíjuin", Par Pitaluga Fondée et Galandre, en Espagne.

Au Venezuela, la cardiologie a commencer en 1925, par le docteur Heberto Cuenca Carruyo à Maracaibo, et un à Caracas continuent de 1931 à 1938. Cuenca Regents la classe à l’médecine interne UCV à partir de 1935, et un also was le chef de du Service médical à la "Hôpital Vargas" en 1936.

Il a Suivi par ETE des médecins Gustavo Plaza Izquierdo Comme le chef de la classe de cardiologie en 1936, et Bernardo Gómez en 1937. De plus tard, Gómez initié la structuration des médecin institutions cardiologiques de la base de la campagne du Pays auquel was Carlos Gil Y incorporéépez.

Cuenca a publié quatre-vingt documents Dix de recherche sur l’enquête clinique, trente des Eux de la cardiologie: l’ischémie, les arythmies, l’électrocardiographie, Radiologie, CELLES congénitales, miocardiopatíau fur et à coeur Dans le sport, publié dans le Magazine de la "Sociedad Médico-Quirúrgica del Zulia", "Gaceta Médica de Caracas" et "Archivos Venezolanos de CardioLogía y Hematologíjuin" Qui was édité par lui en 1935. Ce Fut le premier magazine cardiologique vénézuélien. Le premier de Ses enquêtes, en 1927, d’environ électrocardiographie Était.

Mots clés: Demarrer. Venezuela. Cardiology. Cuenca

Se puede decir que le cardiologiquía, por haber sido la que máExpériences de progresosó, Es la especialidad médica del siglo XX. Según Vegas DíJ. az (en Laín Entralgo) (1), "las enfermedades del aparato circulatorio, ya RECOGIDAS sistemáticamente en obras de los siglos XVI, XVII y XVIII, sólo voitureácter de especialidad al concluir la pasada centurie e iniciarse el siglo XX, si bien englobadas con las del aparato respiratorio". En el primer tercio del siglo XX los estudios cardiovasculares comienzan non independizarse de tal forma Que Entre los juinños 1920 y 1930 se instalará la cardiologiquínon definitivamente en Europa, mientras que en Estados Unidos de Norteamérica, aunque Wilson (2) y Herrick (3) publicaron sus investigaciones en 1912, tuvo su auge a partir de la década de los treinta.

Por tanto, COME especialidad establecida y reconocida, se inicia en 1920, nonño en el cual los doctores Pitaluga G y Galandre H, de España, utilizan por primera vez en el mundo el vocablo "cardiologiquíjuin" para una revista m titulaireédica: "Archivos de CardioLogía y Hematologíjuin". Fue el nonño, también, de la publicación del libro del doctor Ignacio Chávez, en México sobre digitalina (4). No obstante el detalle de la palabra cardiologiquíun considerar Que para ésta se iniciaba en 1920, debe aclararse que le tom especialidadó fuerza, siete nonños antes, con el descubrimiento de Einthoven (5) en 1903, al cual siguieron los Brillantes trabajos de Wilson (2) electrocardiograf sobreínon desde 1915 y el aporte de Chagas (6) en 1909. Pero definitivamente, es a partir de 1920 cuando se despierta en el mundo el interés permanente y en ascenso para que esta especialidad Mantenga nombre propio y motivación permanente, cada díEntre non non n maireúmero de médicos. En efecto, Marañón (7), en Españnon publiqueó algunos trabajos sobre hipertensión y desde sobre diabetes 1922, en la misma revista que lo hizo Pitaluga y Galandre y en otras sobre medicina interna (8-11). De igual manera influyó en su desarrollo el descubrimiento de los rayos X por Roentegen (12), en 1895, contribución Que se ha mantenido al ONUísono con el progreso de la especialidad CardiolóGICA. En ese sentido Koeler (13) la aplicó al diagnóstico de la enfermedad carteíaca, mediante el método de la telerradiografínon postéro del tórax, en 1905, método Que ha contribuido con numerosos aportes Cardiológicos y Radiológicos.

La cardiologiquínon en Venezuela. Sus ousíGènes

Históricamente, la escuela francesa de medicina ejercínon tanto poderosa de influencia en el mundo como en nuestro país, Debido non lo cual se explica Que nuestros colegas a finales del siglo XIX y en las cuatro primeras déCazas del siglo réelle, buscaran hacer estudios de especialización tanto de medicina COME de cirugía, en París, considerada COME la meca de la medicina moderna. en cardiologiquínon ejercieron influencia profesores de gran talla investigativa VENEZ fueron Laennec, Corvisart, Buillaud, Potain, Duroziez, Huchasrd, Vaquez y Laubry, entre otros. Y bajo la influencia indirecta o directa de ellos estuvieron aprendiendo las Fonde de la especialidad, además de Heberto Cuenca Carruyo, en dos paríOdos (1924 y 1929), los doctores Gustavo de la Plaza, de 1927, non 1929, Bernardo Gómez, de 1927, non 1929 y Carlos Gil Yépez, en 1929 y en 1935 (14), todos ellos iniciadores de la cardiologiquínon en nuestro país.

Se inicia Cuenca COME médico en non escenario zuliano Dominado por la especialidad quirúrgica, siendo los cirujanos los que atEndínon la mayoríenfermedades non de las. Ellos sólo distinguínon el cólico miserere, por lo général asociado juin péritonite (dolor debajo de la cintura), y la angor de pecho, cuando el dolor sucedínon por arriba de la misma, en cuyo caso se indicaba Ouabaín / a. No se reconocínon infarto del miocardio ni ère el la toma habituelle de la de Tensión artérielle ni de la auscultación carteíaca. El pulmonar oedème agudo indicio ère, aunque tardío, de hipertensión artériel. En esas circunstancias Emprende el doctor Cuenca la cardiologiquínon en Maracaibo y en Venezuela, juin amende de 1925, a su regreso de su primera incursión preparatoria en Francia, luego de haberse graduado de médico en la Universidad Central de Venezuela en 1922 (14). En ese primaire paríodo en París destacó tanto, Que llegó non desempeñar el cargo de Asistente Extranjero en el Servicio del profesor Laubry, en el Hôpital Ambroise Paréé, Sur Seine En Boulogne. Instalado en su consultorio en la calle Obispo Lazo, y ya en propiedad de un aparato de rayos X (fluoroscopio) y del primer aparato de electrocardiografínon utilizado en Venezuela, non Boulitte, de fabricación francesa, traífaire por él mismo, mediante el cual dio asistencia médica CardiolóGICA y de medicina interna en el Hospital Central Dr. Urquinaona, en el Hospital Chiquinquirá y en el Asilo de Mendigos. Además, con gran espíritu innovador, logra imprimir a la medicina zuliana una verdadera Categorícaceífica al Fundar en la región y en el país, la especialidad CardiolóGICA.

Semblanza Biográfica del maestro venezolano

El médecin Cuenca (Figura 1), "de figura Esbelta, cara redonda y expresiva, de trato afable y al mismo tiempo de voitureácter estricto, inteligente, de Recia personalidad y de juicio clínico apuntalado en el estudio y en la experiencia", según palabras del doctor Joel Valencia Parpacén, fue non apasionado por la investigación clínica. Commeí lo demuestran sus primeros estudios, realizados cuando todavínon cursaba la carrera médica. Ellos fueron "Variaciones de las especies leucocitarias en la infección gripal", Publicado en 1918, en la revista La Beneficencia, y "La diazo-reacción de Erclich", Publicado en la revista del Centro de Estudiantes de Medicina de Caracas.

Figura 1. Dr. Heberto Cuenca Carruyo.

Según información de su hermana Hilda (14), nació el doctor Cuenca en Maracaibo, el 14 de octubre de 1895, en el hogar de padres SUS, médecin Raúl Cuenca, eminente y recordado educador zuliano, fundador directeur y por más de 40 años del Instituto Maracaibo, y de quien se dice que nunca se fastidió de ser maestro, y de su digna esposa, señora Lucrecia Carruyo de Cuenca. Cursó instrucción primaria y secundaria en ese instituto, para llegar al grado de bachiller en filosofía, en septiembre de 1910. Posteriormente se trasladó non Caracas, donde cursarínon medicina, de 1916, non 1922, nonño en el cual obtiene el título de médico cirujano, para que luego, en 1924, lo obtuviera de docteur en ciencias médicas. Les estudios Durante de, en 1920, fue preparador de fisiologínon en la escuela de medicina de Caracas, preparador del laboratorio del Hospital Vargas, en 1921 e Interno del hospital de mismo. En 1920 publiqueó la monografíjuin "Segundo caso de espiroquetosis íctero hemorráGICA tilisezñalado en Venezuela". Trabajo leífaire en la Academia de Medicina, en sesión ordinaria n ° 523, bajo la presidencia del doctor Arturo Ayala, editado en la Tipografínon Americana. Caracas. (14 páginas).

Ya Graduado de médico empezó el ejercicio de la profesión en su ciudad natal, fonds de dondeó ONU cl laboratorioínico, y con el médecin H. Sánchez Becerra, la primera clínica privada con hospitalización, Cl llamadaínica San José. En esa etapa fue vicepresidente del III Congreso Venezolano de Medicina, en 1922. En 1923 publica su libro "Los parásitos desde el punto de vista nosológico nacional" (15), galardonado con el primer premio del certamen de medicina abierto para la celebración de la Batalla Naval de Maracaibo, el 24 de junio de 1924.

En diciembre de 1925, cuando se reinstala la Sociedad Médico Quirúrgico del Zulia por iniciativa del médecin Juan Bautista Jiménez, ocupa la secretarínon de esa docta Comme institutionón, de la cual fue su presidente en 1930. Un año antes fue recibido por la Academia Nacional de Medicina COME Miembro correspondiente Nacional por el estado Zulia. De Principios de 1924 juin 1925 viaja amende de, COME ya se dijo, non preparaci de recibirón en París, y en 1929, según Expresa el doctor José Hernández d ?? Empaire, "vuelve a los viejos centros Hospitalarios de Francia y Alemania, Veneros inacabables de Ciencia y experiencia y con Bordet perfecciona sus conocimientos de radiologíUne del aparato circulatorio y de electrocardiografía, con Vaquez sigue estudios clínicos sobre el aparato circulatorio, con Besaudes asiste non non curso en Vaugirard sobre radiologíUne del aparato digestivo". Luego de esa nueva y provechosa Excursión preparatoria se radica en Maracaibo hasta 1931, para finalmente trasladarse a la ciudad capitale en ese juinño, donde ejerce en la Cruz Roja (1933), y además COME Jefe del Servicio de Medicina No. 1 del Hospital Vargas (1936), profesor de clínica médica de la Universidad Central, por concurso, en 1935 y en la clínica Córdoba, desde su arribo, en 1931. Meteórico e impresionante ascenso logrado con méritos propios, por su capacidad de trabajo, sin egoísmos de traiciones Ni, reconociendo non sus maestros y respetando non sus contemporáneos. Sin embargo, Aucun contento con la realizada du travail ni con las posiciones alcanzadas, se da cuenta Que debe seguir publicando sus experiencias, y para ello funda en 1935, en acción digna de todo elogio, la primera revista de cardiologiquíUne del país, a la cual dio el nombre de Archivos Venezolanos de CardioLogía y Hematologíun, Semblable a la que inicia el nombre de la especialidad (Pitaluga y Galandre) y a la que fundara en México el doctor Ignacio Chávez, cuyo título fue Archivos Latinoamericanos de CardioLogía y Hematología, Que tuvo vigencia de 1930 hasta 1943, cuando dio paso a la nueva revista Archivos del Instituto Nacional de CardioLogínon de México (16).

El 8 de abril de 1937 fue electo Individuo de Número de la Academia Nacional de Medicina, correspondiéndole el Sillón XXX, que no llegó non ocupar por su muerte prematura. En efecto, murió trágicamente asesinado por artera bala, producto de una inconcebible incomprensión el 27 de enero de 1938, cuando todavínon non habínon cumplido cuarenta y tres juinños y cuando apenas comenzaba trillar non el sendero de las grandes Conquistas en la ciencia médica, y especialmente en la cardiologiquíjuin. Camino Que marcó con Hondos y muy bien trazados surcos, en los cuales sobresale su gran bagaje de conocimientos y de reflexiones que les propias Fueron; surcos Que él entendíy un aplicaba con facilidad rayana en la simpleza, al mismo tiempo Que con la majestuosidad implícita en su acción y meditada consciente.

Se dice que aquellos Que Son Gratos a los dioses mueren tempranamente, acontecimiento que en este caso ha debido resultar doloroso para algunos, pero en verdad y de sobremanera muy costoso para el futuro de la cardiologiquínon venezolana, Truncado su de Québec avance arrollador con el que el doctor Cuenca lo Habínon iniciado. Con todo, Que SIRVA la interpretación mítica Que da inicio non este párrafo para dar Consuelo l’ONU familiares sus, soiñora MaríUne Luisa Delgado, su esposa, y a Marínon Luisa Cuenca Delgado, su hija, para sus padres y hermanos y amigos para todos SUS Colegas y, Qué Vieron cómo la ciencia médica, la conciencia y el deber aplicado a la cardiologiquíUne del país se CuBrínon de duelo. La noticia se mantuvo por unos díQue, quizzás meses non sumo lo, todos lo lamentaban, hubo verdadera consternación, sinceras demostraciones de dolor, Despu aunqueés, VENEZ siempre, vendrínon el silencio, prolongado non e injusto silencio. Y digo injusto porque su desaparición física pas podínon acallar la inmensidad de su obra al Fundar con Logros grandes, la cardiologiquínon COME especialidad en Venezuela.

UNE él se refiere el doctor Juan José Puigbó (17), en su excelente monografíUne sobre la historia de la Sociedad Venezolana de CardioLogía, de la siguiente manera: "Fue una de las figuras más notables Que ha dado la medicina y la especialidad CardiolóGICA en Venezuela, au Québec además de poseer relevantes cualidades en grado excepcional en el plano docente, caceífico y académico, dio muestras de un comportamiento profesional siempre enmarcado dentro de los más rigurosos principios de la ética. Su tráGICA desaparición privó non Venezuela de la figura intégrale y más distinguida Que surgiera en los albores de la cardiologiquínon venezolana". Del mismo autor, en su reciente libro (18), Puigbó dés de Cuenca: "Illustre médico, catedrático, ensayista Que Descolló Les relevantes por dentro del campo dotes de la medicina clínica y de la investigación, Pionero de la CardioLogínon en el Estado Zulia y en Venezuela".

Su travail CardiolóGICA

Se inicia esta especialidad en Venezuela con la actividad médica relacionada con la cardiologiquínon desarrollada por el doctor Heberto Cuenca Carruyo, quien la ejerció en su práctica profesional, en la docencia, en su travail asistencial y especialmente en la investigación clínica, acción esta última magistralmente realizada por él al escribir más de noventa trabajos caceíficos, de los cuales aproximadamente treinta versan sobre la disciplina CardiolóGICA, publicados en la Revista de la Sociedad Médico-Quirúrgica del Zulia (1927-1932), en la Gaceta Médica de Caracas y en Archivos Venezolanos de CardioLogía y Hematología, revista fundada y sostenida éconómica y caceíficamente por él, Commeí como en otras Revistas médicas nacionales y en conferencias magistrales en los centros del pa Principalesís.

Aucune ère suficiente haber traífaire une amorce electrocardi Venezuela elógrafo (Figura 2) y haber realizado los primeros trazados para ser considerado COME Pionero de la cardiologiquívenezolana un. De Aucun haber sido por su Investigativa du travail cl desarrolladaínica, RadiolóGICA y electrocardiográficamente, se hubiera interpretado su travail tan sólo VENEZ una contribución, pero él hizo más, porque investigó y publiqueó hallazgos SUS, acción por demás en el siglo XX Important, Qué ha sido el siglo de la mairie cantidad de publicaciones médicas, Que LLEVó non Barret (19) un expresar la frase "publicar o perecer", De por sí sólida y significativa, porque si valioso es describir lo sobresaliente de una observación, soiñalaire producto el de esfuerzo un, desarrollar una tarea médica, es unún más Important contribuir non establecer las cimientes del conocimiento, difundir experiencias las y plantear los problemas para que otras interpretadores juzguen, comprueben y acepten, rechacen o modifiquen la propuesta. La consecuencia es tomar partido, y Asimismo, dejar Que otros también lo Hagan. Y esta fue la gran travail de Cuenca Que ahora nos induisent juin considerarlo COME el auténtico Iniciador de la cardiologiquínon en Venezuela. Estas ventajas propias de las publicaciones, aunque por un desapercibidas tiempo de Pasen, llegará el momento Que nuevas generaciones, Aquellas Que insensiblemente se han beneficiado de ellas, reclamen y soliciten justicia y exijan, finalmente, reconocimiento al maestro, al investigador, al médico Que hizo non esfuerzo Que maire sus contemporáneos.

Figura 2. Primer electrocardiógrafo utilizado en Venezuela por Heberto Cuenca (Maracaibo y Caracas, desde 1925, 1938).

Y por ello puede concluirse Que trece juinños le bastaron al médecin Cuenca para iniciar y dejar sentadas bases las de la cardiologiquía en su tierra natal y en escala nacional, acción Que con el tiempo se constituirínon en los albores de esta rama de la ciencia médica en el país. En los nonños siguientes a su regreso de la primera Estadínon en Francia, dio a la luz pública los primeros trabajos sobre la especialidad: "Nota preliminar sobre electrocardiografínon en Venezuela", Presentado en Maracay, en el V Congreso Nacional de Medicina (1925) (20); "Un caso de endoarteritis maligna Que simula la endocardite de tipo Osler (21), "Comunicación interventriculaire, con estrechez de la arteria pulmonar (22), y "Nota sobre un caso de l’angine de pecho de origen Miocárdico" (23). Une vista simple, estas publicaciones reflejan la amplitud de los conocimientos Cardiológicos de este médico, Que le péché ir más lejos, ya en ellos reflejaba vastos y variados aspectos de los múltiples campos nosológicos de la materia, VENEZ fils la electrocardiografínon COME método de estudio, las cardioPATíComme congénitas, las arritmias, las cardioPATíy las cardioPAT de CommeíComme isquémicas. En ese lapso dejó marcada la huella imperecedera de los Verdaderos Precursores, señal Que Asimismo LLEVáronlo non reconocido ser, en su tiempo, facteur COME fondamental del voitureácter académico y caceífico Qué siempre supo imprimir actuaciones SUS ONU COME médico y COME cl Investigadorínico. Por ello y por sus cualidades innatas y estatura caceífica y ética derivaron las distinciones de las objeto Que por ère sus coetáneos. Travail Que adquiere especialmente cuando se soulager conoce que el Zulia se encontraba huérfana del acicate universitario desde 1904, para tomar NuevaMente este rumbo en 1946. Es decir, Que durante toda su actividad en el Zulia, pas Cuenca suiteó con el apoyo y estímulo que significa la presencia universitaria.

Bibliografínon médecin del Heberto Cuenca Carruyo

En totale publiqueó noventa trabajos relacionados con la mayorínon de las Especialidades médicas, treinta de ellos dedicados a la cardiologiquíY numerosas conferencias, en una de las cuales introdujo la fonocardiografínon en el país y en otra, disertada en Mérida, en el recinto de la Universidad de los Andes, el tema del infarto del miocardio. Para dar una idée de la Inmensa travail de investigación clínica, RadiolóGICA y electrocardiográfica desarrollada por Cuenca, mencionaré algunos de sus trabajos, con una somera descripción o comentario de algunos de ellos. La maireínon de ellos los publiqueó en la revista de la Sociedad Médico Quirúrgica del Zulia (RSMQZ), en la Gaceta Médica de Caracas (GAC Med Caracas), órgano divulgativo de la Academia Nacional de Medicina y en Archivos Venezolanos de CardioLogía y HematologíONU (Arch Venez Cardiol y Hematol).

1.&# 9; Nota preliminar sobre electrocardiografínon en Venezuela (20). Es el primer trabajo de cardiologiquínon publicado en Venezuela. En une Fois pádéfinir ginas y da justa interpretación a la importancia de la electrocardiografía, especialmente en cuanto a las arritmias, considerando Que este método da bautizo caceíUn de dichas de FICO, "ya que antes, dés el médecin Cuenca, dicho estudio se presentaba enigmático, confuso y más complejo que lo que es". Menciona hechos históricos del método, a los Pioneros y a Einthoven, Que según propias SUS palabras es el "Descubridor, en 1903, del galvanómétro de cuerda, con lo que el método recibe empuje non vigoroso, por ser non instrumento muy eficaz y Sensée". Antes de este descubrimiento, dés el médecin Cuenca, Entre galvanómetro y demás aparatos necesarios para registrar la corriente eléctrica del corazón de l’ONU animal, todo ocupaban non cuarto". Menciona que el primer electrocardiograma realizado en el hombre lo obtuvo Waller, cuando pudo recoger, Mediante derivaciones cinco, Corrientes Suficientemente intensas COME para provocar Desviaciones de la columna mercurial del Electromanómétro de Lippman y fotografiar esas oscilaciones. Asimismo, menciona Yacoel un, quien le enseñó la utilizacióRadio Nationale Publiqueáctica del aparato y a su ilustre profesor en París, el doctor Vaquez. Establece las del Fonde método y définir la corriente de acción, que va del electrodo negativo (no-excitado) al positivo (excitado). Para esa éHab de poca WilsoníONU establecido La Borne Centrale por lo que solamente soi registraban y estudiaban las tres derivaciones estáNdar o bipolares (D1, D2, D3) (Figura 3). El Cuenca REALiZ médecinó los primeros electrocardiogramas en Maracaibo, Entre octubre de 1925 y noviembre de 1926 con un aparato Boulitte, Que según él, "constituíUne désirée elátum en materia de perfeccióNTécnica, Que Habínon permitido que el método Pasara del laboratorio del fisiólogo al gabinete del médico", refiriéndose también non diferencia la técnica del uso de la aplicación directa de los Electrodos a la piel del paciente y no por intermedio de recipientes de métal Que conteníjuin líquido y sal, dentro de los cuales se introducínon los miembros superiores y la pierna izquierda del paciente. Era de fabricación francesa y ocupaba una pequeñjuin mesa de 1,30 metros de largo, 60 centímetros de ancho y 1 métro de altura. Las normas del trazado y del aparato, Commeí VENEZ el modus operandi eran muy similares al réelle. Considéra diferentes teoríComme par explicar la génesis de las ondas e ilustra el trabajo con el esquema de Waller sobre la disposición de las lípolos carte NEAS equipotenciales alrededor de los dosíacos, fotografíUne del electrocardiógrafo, non esquema de un electrocardiograma normale y el trazado Que él utilizó para el trabajo.

Figura 3. Primer trazado electrocardiográfico registrado en Venezuela (Cuenca 1925), publicado en 1927. Sólo se registraban las tres derivaciones estáNdar, y no doce, COME hoy.

2.&# 9; Un caso de endoarteritis maligna Que simula la endocardite de tipo Osler (21). Relata un caso de autopsia de endocardite maligna Que simula de la endocardite modo Perfecto maligna de marcha lenta. Las lesiones úlcero-vegetantes aparecen en el cayado nonórtico y en la aorte torácica, injertada sobre lesiones sifilíantiguas CEIC. Causa: viridans estreptococo, puesto en evidencia en el tercer hemocultivo en vida del paciente, y también en las lesiones ulcerosas. Los autores concluyen Que este germen posee non tropismo vasculaire Particulière, por lo cual carte se encontraron indemnes el endocardio y las cavidadesíacas.

3.&# 9; Nota sobre un caso de comunicación interventriculaire, con estrechez pulmonar (22). Decrire paciente non de 24 años con disnea, tos, expectoración sanguinolenta, cianosis generalizada, dedos en palillo de tambor, hemoglobina de 90%. También cardiomegalia, soplo soeurólico rudo irradiado transversalmente y a la región axilar y signos de carte insuficienciaícongestiva aca (œdème pulmonar y reflujo hepatoyugular bilatérale). Por ortodiagrama concluye que hay aumento del arco pulmonar, crecimiento de la auríCula y del VentRículo derecho y ligero del VentRículo izquierdo. Establece el diagnóstico de comunicación interventriculaire con estenosis de la válvula pulmonar, "afección congénita del corazón, y según su expresión, pas rara en Maracaibo". momento ese Hasta no hay ninguna publicación en el país del diagnóstico de alguna cardioPATínon congénita. non uneño Después el doctor José Otilio Mármol, radiólogo de Maracaibo, diagnosticó por radiologínon un caso de estrechez de la válvula pulmonar con dilatación del vaso.

4.&# 9; Nota sobre un caso de l’angine de pecho de origen Miocárdico (23). Decrire el caso de un paciente hipertenso con angor de pecho típica, Que considéra de origen Miocárdico por Aucun hallazgos de tener Patológicos nonórticos ni coronarios. Trató al paciente con Ouabaína endovenosa (EV) y continuo con digitalina (víUne orale).

5.&# 9; Las inyecciones intracardíacas (24). Revisión bibliográfica, en la cual comenta la técnica y el uso de la adrenalina en el paro carteíaco y las Fonde del procedimiento de acuerdo con Experimentos realizados por él mismo.

6.&# 9; Un caso de dilatación aguda del corazón En un niño de cuatro meses (25). Niño con disnea intensa, aumento de tamaño del corazón determinado por percusión y palpación, galope a la auscultación carteíaca y hépatomégalie dolorosa. mejoró con reposo, dieta y numérique. El cuadro clínico repitió menos Intensamente non doce los díQue, mejorando puis con Ouabaína EV. non dilataci una Loón aguda del miocardio por pérdida brusca del tono por inflamaci musculaireón. Es decir, Que Diagnostica la myocardite aguda.

7.&# 9; La carte formaíaca de la enfermedad de Chagas, con Presentación de nuestro amorce caso (26). Fue el primer caso de cardioPATínon por Chagas publicado en Venezuela, por lo cual se le dio el nombre en nuestro país de "enfermedad de Cuenca". Expresa su seguridad de poder encontrar más casos en corazones ANOXémicos, necatoriáSICOS y palúdicos. La pesquisa fue una travail ardua, Realizando xenodiagnósticos y reacciones de Machado Guerreiro en todo paciente sospechoso. Confirma la cardiomegalia por radiología, en Tant queí VENEZ la fibrilación auricular, las extrasíétoles ventriculares y los trastornos de la conducción por electrocardiografíjuin. Igualmente, mediante este método, la presencia de ganchos en las ramas del complejo r ventriculaireápido y aplanamiento y difasismo de la onda T, el bloqueo de arborización. Concluye con la siguiente aseveración: "Esta etiologíun tp más responsable que el paludismo y la necatoriasis de las cardioPATíComme de nuestros llanos".

8.&# 9; Sobre la acción del sulfato de quinina intravenosa en un caso de taquicardia Paroxística (27). el primer caso de la carte arritmia de Probablementeípublicada aca en Venezuela (1931), y la primera mención del uso de un antiarrítmico, la quinidina. extraordinaria descripción clínica la del médecin Cuenca: "Mujer de treinta nonños de edad, de temperamento muy nervioso, Que para ese momento, Después de una viva emoción, fue presa palpitations dé que la producínon angustia gran précordiale; su facies ère pálida, estaba sudorosa, la Base de del cuello estaba animada de latidos tumultuosos Que contrastaban con la pequeñpulso Ez de su. A la auscultación los latidos aparecínon ritmo separados por espacios iguales y el dixía los caracteres del ritmo embriocárdico, ère taquicardia la intensa tan Que imposible precisar ère con el exactitud número de pulsaciones, el cual ère aproximadamente de doscientos por minuto". "Y continúONU el autor: Este ataque de taquicardia Paroxística Estalló en plena salud y la enferma se halla ahora perfectamente bien", Y dés también Que "las lesiones del cuerpo tiroides y la Distonía, especialmente las simpaticotoníQue, Entran frecuentemente en la etiologínon de la taquicardia Paroxística. Decrire Que trató de vencer la arritmia mediante maniobras vagales (masaje del corpúMUSCLE y comprensión de los globos oculares), sin éxito, por lo que procedió à la inyección intravenosa de quinidina, Québec "él habínon visto usar con éxito rotundo en el Servicio del profesor Vaquez". Inyectó 50 centigramos de la sustancia disuelta en 20 cm3 de solución salina con el siguiente resultado: "a los pocos minutos se presentaron unas extrasíétoles precipitadas y luego se estableció bruscamente el ritmo de 80 pulsaciones por minuto normale".

9.&# 9; Las afecciones de la arteria pulmonar, con unálisis de algunos de los casos observados por nosotros en Caracas (28). Es un trabajo y meduloso extenso, Que ocupa todo un número de la revista. Menciona la relativa frecuencia de las alteraciones congénitas de esta arteria en Caracas. Hace non juinálisis exhaustivo de su etiología, especialmente de la congénita, cuya estrechez la encuentra más frecuentemente asociada a la comunicación interventriculaire. Expone numerosos casos estudiados mediante clínica, radiología y electrocardiografíjuin. Decrire la onda auricular acentuada en el flebograma y el segundo ruido acentuado distingué en la hipertensión pulmonar del apagado en la esclerosis pulmonar.

dix.&# 9; Diagnóstico topográfico del infarto del miocardio (29). En resumen de su trabajo publicado en Archivos Venezolanos de CardioLogía y Hematologínon por escrito él mismo, dés al respecto: "El interés del diagnóstico electrocardiográfico en el infarto del miocardio es considérable. cl Si Bien FOIN cuadrosáSICOS donde el diagnócl sticoínico puede hacerse casi con seguridad, esta afección tiene polimorfismo non extraordinario y sólo el electrograma puede despistar las formas nonómalas, las formas enmascaradas y que nos soi presentan non trastorno del ritmo Que ha Aparecido bruscamente, de una carte insuficiencia COMEíaca Que se ha instalado brutalmente sin antecedentes que lo justifiquen, de un estado febril en viejo un, sin grande ruido y de difícil interpretación, de de l’unité ONUíndrome abdominale de un Estado péritonéale o una perforación del estómago o del duodeno; sin hablar de los infartos Latentes cuya única manifestación es la muerte súbita o rápida. Aun en los casos mejor caracterizados clínicamente, el electrocardiograma puede ser certificado de infarto y orienta al espíritu hacia el sitio mismo de la nécrose musculaire, permitiendo hacer un diagn non menudoóstico topográfico lésionnelle". Comentario: palabras claras y definitorias de la cardioPATínon isquémica en su forma aguda, la más peligrosa, COME si hubieran sido escritas por un cardiólogo de esta época. Asevera lo que hoy es una constante, Que le péché embargo POCOS cardiólogos utilizan en la amplitud de su contenido: "el electrocardiograma puede ser certificado de infarto y orienta al espíritu hacia el sitio mismo de la nécrose musculaire, permitiendo hacer un diagn non menudoóstico topográfico lésionnelle".

11.&# 9; La tiroidectomínon totale en el tratamiento de la carte insuficienciaíaca irreductible en pacientes sin tirotoxicosis (30). Comentan los autores las Experiencias previas de Blumgart en el Hospital Peter Bent Brighan, en Boston (1933), quien concluye en la utilidad del método al disminuir la demanda de boeufíGeno y la velocidad circulatoria. Según éste, la tiroidectomínon dio parcial resultados benéficos fugaces, Mientras que le lo hizo totale en forma sorprendentemente favorable persistente y, en casos en los cuales Habínon fracasado el tratamiento médico (de la época), compuesto por numérique, motivo que lo LLEVó non concluir en carte insuficienciaíaca Irréductibles de dichos pacientes. El caso de la Presentación es un individuo de veinte juinños de edad, reumático, carte con insuficienciaíaca, de la que no descarta el componente valvulaire. El enfermo fue operado por el doctor Lairet, con mejoríUne evidente de la carte insuficienciaíaca, ya que desapareció la disnea de reposo y el galope, pero con el hecho lamentable de la muerte del paciente non pocos los díComme debido non neumonílobaire un. Terminan los autores por este recomendar tratamiento sólo en los casos que no respondan al tratamiento médico o que lo hagan con parícon endocardite les s de odos muy cortos de eusistolia, pero Que debe evitarse en loséptica o reumatismal en evolución, ni en aquellos Que Tengan d unéImportante rénale funcional ficit, infarto del miocardio reciente, coronarítico con accidente tombe, infarto pulmonar frecuente o con accidente cérébrale de origen vasculaire. A la luz de los conocimientos actuales, esta es una buena tesis para apoyar la utilidad de los betabloqueantes alfa y beta en dosis bajas, al bloquear los efectos catecolamínicos, que es fisiológicamente Similaire al efecto Que obtenínon autores de este trabajo, en los casos de carte insuficiencia losíaca, al detener la producción de tiroxina, sustancia precursora de las catecolaminas. Tema controversée, pero Que cada dínon toma más adeptos por sus resultados buenos. En cuanto a la tiroidectomínon sérums d’intervention en casos valvulares, actualmente se prefiere laón quirúrgica directa sobre la lesión valvulaire.

12.&# 9; Neumopericarditis tuberculosa con derrame (31). Hace referencia de lo infrecuente de esta enfermedad y de su etiología: reumatismo, tuberculose, gripe, fiebre tifoidea, escarlatina, neumonía, tifus exantemático, escorbuto, nefropatíCrónicas, alcoholismo y carcinose, todas ellas con la posibilidad de tener derrame o no. en revisión de dos mil radiografíComme toráICCA pas encontraron derrame pericárdico tuberculoso. Los autores describieron un caso típico de péricardite con derrame de acuerdo a los exámenes de la época, al que le punci de hicieronón Exploradora mediante la técnica retroesternal de Nobecourt, Que permitió retirar lípurulento quido. Mediante la técnica de Lowestein demostraron el bacilo de Koch.

15.&# 9; Nota sobre el tratamiento del síndrome de l’angine de pecho en las aortite sifilíticas con las preparaciones de bismuto, con Presentación de los aortogramas e historias de los enfermos (34). Comentario: la palabra aortograma probablemente se refiera a la telerradiografíUne del tórax, obtenida por primera vez por Koeler (13), en 1905, aunque tan perfectamente realizada COME para permitir la Imagen detallada de la aorte, ya que no puede tratarse de la obtenida con la introducción de chat nonéter y la inyección de sustancia de contraste, puesto Que ésta fue realizada dos juinños Después, cuando Forssman demostró la inocuidad de la introducción de una sonda vésicale hasta la auríCula derecha, Iniciando la era del cateterismo carteíaco.

16.&# 9; Revista sobre angine de pecho (35).

17.&# 9; infarto del miocardio. Presentación de tres casos con disociación aurículo-ventriculaire (36). Commentaire: Probablemente sean los primeros Casos estudiados y publicados VENIR infartos con una de las complicaciones más Tombes: La disociación auríCula ventriculaire totale o bloqueo AV completo en el país. Recuérdese Que para la éL’Ère de poca lo diagnosticar angine de pecho, le péché Que se pensara en esta otra posibilidad de Presentación de la cardioPATínon isquémica, más Que tombe aquella: el infarto del miocardio en su forma aguda.

18.&# 9; La glucosa en el insuficiencias à la carte tratamiento de lasíacas (37). Comentario: se adelantó el doctor Cuenca en la utilización de lo que bases constituye una de las del eficaz tratamiento polarizante de la fibra Miocárdica, de réelle y eficaz uso, desde que lo difundió el doctor Demetrio Sodi Pallares, en México, en 1962, quien a su vez bas SOIó en las investigaciones Que hiciera Laborit, en Francia.

19.&# 9; Insuficiencias Parciales del miocardio. Insuficiencia del VentRículo derecho (38).

20.&# 9; Una flebitis de origen dentario (39). Comentario: se trata de un caso de inflamación a distancia COME los descritos por Forgue en su célebre patologínon médica. Es oportuna mencionar la relación de este cuadro con los de ostéochondrite costal asociado a la amigdalitis aguda críptica o hipertrófica, Que se confunde con dolores anginosos, pero por Que se aparecer el dolor distingué con la palpación del precordio. También es útil recordar Que las infecciones amigdalares por estreptococo beta hemolítico fils Causa inmunolóGICA de lesiones renales (insuficiencia aguda rénale) valvulares y carteíacas en la fiebre reumática aguda.

21.&# 9; Oclusión de la veine cave supérieure (40).

22.&# 9; Estudios electrocardiográficos de la infección Expérimentale de Animales receptivos a la tripanosomiasis de Chagas y tripanosomiasis venezuelenzi (41).

23.&# 9; La irradiación del seno carotídeo en el tratamiento de la hipertensión artérielle (42).

24.&# 9; Cuenca H: Las ictericias (43).

1.&# 9; Sobre un caso de angor de poitrine por artérite de la pulmonar, con Presentación del primer fonocardiograma hecho Entre nosotros. Sesión de la clínica Córdova, abril de 1935. Caracas. Comentario: se trata de una de las causas más raras de la angor de pecho, pero sin embargo Que ya analizada fue en 1935 por el doctor Cuenca. Y COME él mismo señala, presenta el primer fonocardiograma realizado en Venezuela.

2.&# 9; El tratamiento del angor péctoris y de la claudicación intermitente por las inyecciones voie sous-cutanéeáneas anhídrido carbónico. Caracas. 1933.

3.&# 9; corazódeportes n y. Conferencia dictada en la Cruz Roja de Caracas 1932.

4.&# 9; El tratamiento del angor péctoris y de la claudicación intermitente por las inyecciones voie sous-cutanéeáneas de anhídrido carbónico. Caracas. 1935.

5.&# 9; Algunas consideraciones sobre el peligro y gravedad de las aortite sifilíticas. Caracas 1934.

6.&# 9; Sobre los infartos del miocardio. Mérida, 1934,

Por lo expuesto pas debe quedar duda al considerar al médecin Heberto Cuenca Carruyo VENEZ el Iniciador de la cardiologiquínon en Venezuela. De hecho podrínon considerarse a pas Cuenca solamente VENEZ el PIONERO tambi sinoén VENEZ el maestro ejemplar de la medicina y de la cardiologiquívenezolana un. Pionero por todo lo expuesto y porque, respetando las diferencias, consecuencia de los nuevos adelantos Tecnológicos, mas pas de los clínicos, el lenguaje utilizado por él, Commeí VENEZ la conceptualización y la congruencia de los elementos de juicio, no tiene ninguna diferencia con los que ahora, 70 años Después, utilizamos los cardiólogos juin del siglo XX y en los albores del nuevo milenio des amendes. Maestro porque con su ejemplo MOSTRó sus atributos espirituales sobresalientes, VENEZ Fils su conciencia ante el hombre enfermo y ante su propia responsabilidad de estudiar profundamente en el arcano complejo de las enfermedades cardiovasculares, respeto por el colega y por la m moralédica, pensamiento y actualización permanente por la ciencia y por la intuición, e igualmente, por su interés mantenido en la investigación, la cultura y la docencia, atributos todos Que dan razón non esta aseveración.

Ahora bien, si se toma en cuenta el nonño 1920 VENEZ punto de partida de la especialidad CardiolóGICA en el mundo occidentale, iniciar ésta en Venezuela cinco juinños Después (1925-1937), significa Que podrínon considerarse al médecin Cuenca COME uno de los primeros cardiólogos Latinoamericanos y Posiblemente también Entre los Pioneros del mundo de esta disciplina médica, al lado de maestros e investigadores natos COME por ejemplo lo fue el doctor Ignacio Chávez, en México. Por todo, y por haber sido quien escribe alumno del doctor Chávez, Commeí VENEZ por existir congruencias en el inicio de la especialidad Entre Ambos, Chávez en México y Cuenca en Venezuela, pero al mismo tiempo por haberse presentado la coyuntura de una gran diferencia en su périple vital: 43 años para Cuenca (1895-1938) y 82 para Chávez (1897-1979), considero valioso hacer un parangóambos n Entre. Similitud de semblanzas y de hechos justificada además por la interrelación que en esta especialidad ha existido Entre los dos países, luego que un gran contingente de cardiólogos Venezolanos hemos recibido la preparación especializada en el país azteca.

Parangón del maestro venezolano con el doctor Ignacio Chávez Sánchez, maestro de la cardiologiquínon mexicana (14)

De acuerdo las de evidencias ONUóy de analizadas ricas, los dos maestros mencionados, al publicar e iniciar la especialidad en sus respectivos paíSES en esa misma década, Entran non formar parte de los Pioneros mundiales de la especialidad. Estos dos colosos de la cardiologiquínon latinoamericana, predestinados al trabajo sin descanso Que redundara en el impulso de la materia médica, se gradúUne salle de fechas muy próximas, en 1920 Chávez y en 1922 Cuenca, a los 23 y 27 años respectivamente. El Ch médecinávez nació el 31 de enero 1897, en ZiráNdaro, del estado de Michoacánán, hoy de Guerrero, y murió el 12 de julio de 1979 a los 82 años de edad, cuarenta y a nonños Después de Cuenca. Approximatif para la misma época 1924 Cuenca y 1926 Chávez, estudian en París con profesores los Mismos: Henri Vaquez y Charles Laubry. Ya para puis ambos habínon realizado en sus respectivos paíSES trabajos de investigación clínica, de los cuales Chávez destacó en cardiologiquía, al publicar su libro "La digitalina peque nonñComme dosis en el tratamiento de las cardioPATíComme", En 1920. Non obstante, el cardiólogo venezolano publica el primer trabajo relacionado con la electrocardiografíONU en 1927, "Nota Preliminar sobre Electrocardiografínon en Venezuela" probablemente el primero del método en América Latina.

Apoyo esta conclusión con la nota del médecin Lorenzo Barragán Mercado (16), quien al referirse a la cardiologiquínon hospital en el General de México, dice que fue el primer Servicio de la especialidad en ese país y continújuin: "En julio de este nonño, 1927, (obsérvese Que fue el mismo nonño de la publicación de Cuenca sobre electrocardiografínon en el V Congreso Venezolano de Medicina celebrado en Maracay) (20) se inauguró el Pabellón de CardioLogía, ampliado y reformado bajo la dirección del doctor Ignacio Chávez, Estando dotado de un Laboratorio de Investigaciones, juin cargaison del doctor Manuel MartíB nezáez, en donde se inicia la electrocardiografínon en México con aparatos donados por don Agustín Legorreta.

Ambos fueron profesores de Clínica Médica y fundaron revistas similares. Chávez, en México, "Archivos Latinoamericanos de CardioLogía y Hematologíjuin", En 1930, vigente hasta 1943. Y Cuenca en Venezuela, "Archivos Venezolanos de CardioLogía y Hematologíjuin", En 1935 (Figura 4), publicación interrumpida prematuramente, tres juinños Después, al morir su fundador y colaborador principale, en 1938.

Figura 4. Primera revista CardiolóGICA venezolana, fundada por el doctor Heberto Cuenca C, en Caracas (1935).

De carrera inicial acelerada y rápidamente reconocida, quizzás pas en toda su magnitud, Llegaron Estos dos eminentes médicos cardiólogos non ocupar los máde ximos Académicos dentro de la ciencia médica de sus respectivos paíSES. Chávez, vicepresidente de la Academia Nacional de Medicina de México, en 1932 y presidente, en 1933. Cuenca, miembro correspondiente de la Academia Nacional de Medicina de Venezuela, en 1929, y o n de titulaireúmero, en 1937. También fue miembro titulaire de número y luego su presidente en el paríodo correspondiente non Maracaibo, de 1925, non 1931, de la Sociedad Médico Quirúrgica del Zulia (SMQZ), los efectos cace para Queíficos, Culturales y académicos, funciona, desde sus albores en 1917 COME Academia, según SUS de demuestran lo, su continuidad, el hecho de tener revista propia desde 1927 y el haber sido elevada por la Legislatura régionale, con reconocimiento de la Academia Nacional de Medicina, COME Academia de Medicina del Zulia, desde 1967 (14,44) .

El Ch médecináfonds vezó y fue Jefe del Servicio de CardioLogínon del Hôpital général de México, de 1924, non 1944; profesor de los cursos de cardiologiquípar m nonédicos desde 1931, non 1944, en hôpital de mismo el. de él se expresó el mismo médecin Cuenca, quien fuera su admirador, en los siguientes términos: "Consecuente una vez más con el desarrollo y atención que en la culta nación mejicana se le Consagra a los de la CardioLogía, el 27 de mayo pasado (1935), en el aula de CardioLogínon del Hôpital général de Ciudad MéJico, tuvo lugar la Fundación de la Sociedad Mejicana de CardioLogíjuin. La directiva está dirigida por el conocido y cardi brillanteólogo médecin Ignacio Chávez, y fue designado secretario, el distinguido médico Jos médeciné quintupleín Olascoaga. Se acordó en la sesión Que el inaugurale órgano de dicha sociedad serínon los "Archivos Latinoamericanos de CardioLogía y Hematologíjuin", Revista Que desde hace más de cinco nonños desarrolla una entusiasta y travail remarquable en el campo vasto de la CardioLogía y Hematologímodernas ONU" (45).

su de La muerte prematura de Cuenca trayectoria y separó definitivamente NISO dos senderos hasta puis paralelos en los más elevados niveles de la ciencia médica CardiolóGICA. El de Cuenca se interrumpió en 1938, mientras que el de Chávez continuó por muchos nonños. Ya para 1944 habínon fundado el Instituto Nacional de CardioLogínon de México, del cual fue su directeur hasta 1961, directeur honorario desde esa fecha, directeur NuevaMente activo del 25 de octubre de 1975 al 3 de marzo de 1979, y desde puis directeur emérito, hasta su muerte, el 12 de julio de 1979. Fue recteur de la Universidad Autónoma Nacional de México de marzo de 1965, non abril de 1966, y recibió el título de médecin o recteur honoris causa en 95 universidades del mundo. El Instituto Nacional de CardioLogínon de México constituye non ejemplo de constancia y logro, al haber alcanzado, cincuenta y seis nonños Después fama internacional incuestionable. en él se han formado COME cardiómiles logos de médicos de todo el mundo, Entre los cuales muchos Venezolanos hemos recibido una gran cuota de enseñanza, solamente cace Aucunífica, tambi sinoén humaineística.

Evolución de la cardiologiquínon en Venezuela, Después de haber sido iniciada por Cuenca

Según Bruni Celli (46), la CáTedra de CardioLogía la Regenta por primera vez el doctor Gustavo Izquierdo Plaza en el Hospital Vargas, docente hospital, el 29 de febrero de 1936, es decir, Díez nonños Después de los Logros Cardiolólogrados gicos por Cuenca en Maracaibo (1925-1931) y en Caracas, desde 1931. El Cuenca se desempe médecinñó VENEZ Jefe de la CáTedra de Medicina Interna y COME Jefe de Servicio de Medicina en el mismo hospital hasta su muerte, en 1938. Al Plaza le médecin siguió en la misma cáTedra el doctor Bernardo Gómez, desde el 19 de abril de 1937, quien también ejerció la jefatura de la CáTedra Auxiliar de CardioLogía, anexa a la Medicina Interna de. La CáTedra Auxiliar de CardioLogíUn pas de mencionadaó non ser Servicio de CardioLogíONU en 1944, jefatura Que continuó en manos del doctor Gómez. Este Servicio, con diez camas, se Denominó Posteriormente Centro Nacional de CardioLogíjuin.

El Plaza naci médecinó en Caracas el 10 de enero de 1900, se graduó el 24 de diciembre de 1924 y REALiZó especialización en París con Vaquez y Laubry, Entre 1927 y 1929. Se desempeñó VENEZ Jefe de Clínica Médica en hôpital el Vargas y REALiZó los primeros "Cursos libres" de cardiologiquía, en 1936. cl Investigaínicamente y junto con el doctor León Mir DÉCRIRE por primera vez en el país, el 30 de enero de 1934, la pancardite reumática, corroborada por autopsia. También DÉCRIRE en la Revista de la Policlínica Caracas, junto con el doctor Bernardo Gómez, Un caso de enfermedad congénita del corazón (47). Según el doctor Puigbó (17), se distinguió especialmente en la docencia de Pregrado.

El Bernardo G médecinómez, nació en Arecibo, Puerto Rico el 4 de noviembre de 1897, se graduó el 15 de noviembre de 1927 y se especializó con Vaquez y Laubry de 1927, non 1929. Además de los cargos ya descritos, en 1937 gana por concurso de oposición la CáTedra de Clínica CardiolóGICA, Que ejerce COME jefe de 1937, en el Hospital Vargas, y desde esta fecha hasta su jubilaci 1957ón, el 15 de agosto de 1958, en el Hospital Universitario. En 1954, junto con otros médicos interesados ​​en la evolución de la cardiologiquía, funda la Sociedad Venezolana de CardioLogía, de la cual fue su primer presidente, de 1954 a 1955. En 1959 es nombrado Médico Jefe de la División de Enfermedades Cardiovasculares del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social. Publica, además de los trabajos realizados con el doctor Plaza, La enfermedad reumastimal Entre nosotros (48), y con la colaboración del doctor Carlos Gil Yépez, Bloqueo de rama de origen cong probableénito (49). por último, en 1945, Comunicación previa sobre el tratamiento quirúrgico de la hipertensión artérielle (50). De acuerdo al Puigb médecinó, "cardi non fueólogo clínico cuya contribución, en compañínon de otras personalidades, se orientó fundamentalmente hacia el área docente y hacia la estructuración de las instituciones Cardiológicas báSICA del país" (17).

Colofón: vista retrospectiva de la obra de Cuenca

Bastarínon reflexi unaón para condensar este aspecto: la luna bruñe apenas la obra del maestro non insigne setenta y tres juinños Después del inicio de su obra en 1925, obra que no obstante su grandiosidad, apenas soi está empezando conocer non Entre nosotros. Pero VENEZ lo intr que tiene de la Vaillanceínseco perdura por sí mismo, y aunque no acrisolada, al saberla Valiosa la luna del tiempo, se negó non dejarla, es por ello, y porque él hizo de la medicina Apostolado non (Cuadro 1), le travail des estamos hoy analizando y defendiendo la Validez y la trascendencia de su, Que la historia reclama.

su muerte Al, inicialmente se hicieron Reconocimientos públicos. Lo hizo la Sociedad Médico Quirúrgica del Zulia el 31 de enero de 1938, y a propósito de Cuenca el doctor José Domingo Leonardi (51), quien Después fuera recteur de la Universidad del Zulia, expresó: "Lo dispuesto por la Sociedad (acuerdo de duelo) con motivo de la muerte de nuestro compañero, docteur Heberto Cuenca, me parece insuficiente, pues non está de acuerdo con los Grandes méritos Que tanto hicieran valer al querido colega. Heberto Cuenca FUE timbre non de orgullo para el Zulia, Conquistó en la capitale de la Républiqueública, en escasos nonños, todas las altas posiciones accesibles para un profesional médico Entre nosotros. En su Especialidad COME cardiólogo époque la suprema autoridad en el país, dominó con su cl criterioínico el ambiente académico del Hospital Vargas, verdadero campo de luz, en donde llegó non ser el hombre de las consultas. Alcanzó el profesorado de nuestra Universidad Central, y por todo sobre, Cuenca tuvo en todo momento de su vida profesional la rarísima virtud de conservar su espíritu caceífico, sin dejarse arrastrar, COME la mayorínon de nosotros, por la facilidad de la práctica rutinaria. Propongo, pues, en homenaje de estricta justicia a la memoria del eminente compañero muerto, las siguientes actividades: 1. La colocación de un retrato del extinto en este salón de sesiones. 2. Que se dirija una carta a la Junta Directiva del Hospital Chiquinquirá, solliciterándole Que uno de los salones de dicho Instituto mer bautizado con el nombre del eminente colega. 3. Que se publique non pr al avanceóximo número de la revista con un retrato del doctor Heberto Cuenca, los datos Biográficos sobresalientes de su vida profesional y una copia del acta de la sesión de hoy". Sometida discusi nonón y votación la proposición del doctor Leonardi fue aprobada pro unanimidad. El acta Aparece firmada por los doctores Adolfo D ?? Empaire y Rafael Cuenca Navas COME Presidente y Secretario respectivamente (51). En el mismo número de la revista aparecen las notas Biográficas profesionales del doctor Heberto Cuenca, con una lista de todos sus trabajos caceíficos, Que ocupan siete páginas de la misma. No hay referencia escrita del cumplimiento de lo dispuesto.

Cuadro 1: Apostolado de la medicina

La observación no es una facultad Que se obtiene con el talento, se adquiere con el contacto repetido y constante con el enfermo (Cuenca).

Y con todo, y aun estudiando diariamente, sabre lo poco o nada que realmente sabe.

1. En Caracas, donde para la época se apreció sinceramente su magnífica posición de caceífico, inmediatamente a su muerte SOI produjeron los siguientes escritos, publicados en la Gaceta Médica de Caracas, órgano de publicación de la Academia Nacional de Medicina.

Editorial por el doctor Diego Carbonell (52). "Dr. Heberto Cuenca. Pectus est quod disertos facit, décínon Quinctilianus". "Es el corazón el que hace la elocuencia" Aseguró ONU dínon el maestro español Quintiliano, de Calahorra. profunda filosofía y acertada interpretación se reconoce en bien tan labrada frase, pues a la mano tenemos non ejemplo de ayer y cuyo recuerdo es emotivamente doloroso para nuestra Escuela de Medicina y para nuestra Academia: Heberto Cuenca, de las jóVénès Generaciones médicas, se distinguínon coraz por la elocuencia en elón y porque con el corazón lo Sostenía, pues en hacer el bien cifraba el maire estímulo de su ilustración caceífica, densa y profunda, con Claridades milagrosas COME el agua azul de sus lares sobre el lago saturado de un radiante esplendor. La Gallarda figura de un médico Fisonómicamente feo, vencínon o disipaba el desaire de los Rasgos, gracias a la elocuencia del corazón, Qué non través de su cárcel torácica sabínon ponerse tono un, une fin de non Vibrar alísono ante las miserias y ante las múSICA de la victoria. Mas ne haya creíne Quien me lea que el médecin Cuenca ère elocuente sóporque bueno y generoso lo, Que con la Bondad y una psicologínon Ajustada Profesional a los principios generosos de la hancheócaisses, se imponínon deber un, el deber inaplazable de dominar por el estudio los aspectos múltiples de su profesión caceífica, VENEZ Que sino especialista en cardiologiquínon lo de nadie ha superado en Caracas: un semejanza de un artista de la escuela clásica, su potencia auditiva sabínon desentrañar la nota falsa Que disminuía la gracia en el concierto de armoniosos ritmos. Indudablemente Que disponíUn de todos los atributos para triunfar en materia tan ardua, y si para el triunfo soi PAS necesitaba sólo el sentido clínico, adem sinoás el sutilísimo sentido Que Nos impone el fracaso o la desesperación o del paciente de sus Familiares, ère Heberto Cuenca, sin duda, agilísimo en el arte Misericordioso de la FICCIón del médico, cuando, non pesar de sus Desvelos, pas le fue posible impedir Que su corazón traicionado por el alcohol, por la emoción o por la gula, cancelase sus Habères con la vida y se hundiese en el abismo ilíacariens de la muerte. Docto y conservador, sabínon péché embargo, sonreír sin restar severidad a su expresión, al verle Recorriendo hospital su Servicio en el, il creífaire analogique reconoceríComme de escéptico, siempre amable, con aquel culteísimo espíritu de José Autriche, nuestro más Cabale comentador de lo espeluznante Que abundara en los díComme gloriosos y tenebrosos del Renacimiento. Y por docto adquirió en franca oposición la cáTedra de Clínica Médica Que funciona en el Hospital Vargas. En esta OCASIón, su conferencia es la palabra sencilla de un maestro Que ha dicho a su auditorio de hombres ilustres, Que los "conocimientos adquiridos, a medida Que evolucionan se irán llenando de una alma viva". Y COME debínon hacer una especie de confesión sobre la manera VENEZ ha estudiado, acaso esa manera suya haya sido muy personnelle, sin dejar de ser ingeniosa "Cuando se estudia patologínon interna, uno va Fabricando en su imaginación su maniquí PatolóGICO, Raro personaje donde vamos colocando, piezas COMO, los cuadros morbosos: La clínica va a cambiarles este personaje sintético por hombre, le mil por, donde encontrarán el verdadero libro vivo y doliente".

Y acaso recuerde a nuestro Acosta Ortiz, pues la misma idée los guíUn de cuando Cuenca: "La observación no es una facultad Que se tiene COME talento; se adquiere con el contacto repetido y con constante enfermo el; el m de porédico no se improvisa ni se forma en las bibliotecas ni discutiendo teoríComme en los corredores de los hospitales: no será médico aquel Que sino lea en la expresión de los Rasgos los Que pueden orientarlo en la interpretación clínica, aquel req, sondeando el organismo, comprenda la angustia del dolor de la Entrañnon invisible, aquel que sea capaz de hacer la valorización diagnóintuitiva stica y sintética de las Modificaciones Que las diversas enfermedades imprimen a la facies del enfermo". Y ante el absurdo problema de la pedanteríUn de los Galenos o sabios, su profesional moral le EXIGE perentoriamente esta declaración: "Es necesario relegar non otro plano el amor propio, porque no se debe sostener una opinión con honradez sino en el espíritu y criterio sereno".

Una Tarde, ya caída la noche, el 27 de enero de este nonño (1938), su actividad pas habínon descanso de tenido: su presencia ejercínon efectos Sedantes en los corazones angustiosos, deprimidos o atacados de eretismo en sus Clientes, Que eran muchos. Sin embargo, juin asf esa hora en que los enfermosícticos Temen a la muerte ¡,. él luchaba con ésta sin saber Que la muerte estaba apuntándole al corazón. non logró evadir el venablo, porque si es cierto que en combate para la vida disponemos défenseur de armas Que suelen ser eficaces, cuando es la asechanza lo que se pone en juego, el corazón todo lo ignora y entonces no tiene razón de ser la frase de Quintiliano, de Calahorra.

Nota de duelo de la Academia Nacional de Medicina: "Cumplimos el doloroso deber de participar la muerte del doctor Heberto Cuenca, individuo de Número electo de la Academia de Medicina, Profesor titulaire de la CáTedra Médica de la Universidad de Caracas y Miembro activo de otras sociedades caceíficas de Venezuela. La main-d’œuvre de este ilustrado médico es muy conocida y apreciada por todos sus colegas, SUS numerosos disqueíPulos y la distinguida clientela non quienes prestó valioso apoyo con la honradez y eficacia Qué permis loínon altas SUS dotes. Fue su carrera profesional, a la cual consagró los recursos de su clara inteligencia y educaci brillanteón, envidiable desde su iniciación en las aulas universitarias: estudiante sobresaliente en las materias úcarreaux para hacer del estudiante cl nonínico experto, lo logró luego, en la práctica efectiva, con los recursos y selecto perfeccionamiento en las buenas escuelas francesas, ALEMANAS y Americanas. Ejerció el doctor Heberto Cuenca en la ciudad de Maracaibo a raíz de la iniciación en nuestra profesión, ya vantentí obtuvo, VENEZ Posteriormente en Caracas, una reputaci brillanteón y aquilatada honradez digna del mejor elogio, prestando su valioso concurso a la Clínica Córdoba, m centro culturelleédico instalado desde el nonño acad 1912. Entre cargos los docentes yémicos del honorable extinto figuran los siguientes: Moniteur de la CáTedra de Clínica Médica de la Universidad de Caracas, Jefe de Clínica de la misma cáTedra, cargaison Que ocupo finalmente, por concurso. Entre otros cargos CACEíficos Pueden recordarse los siguientes: Miembro correspondiente Nacional de la Academia de Medicina (en el Zulia); Individuo de Número para el ocupar Sillón XXX, por muerte del doctor Rafael Pino Pou. Como página muy interesante de su actuación de verdadero médico caceífico, jambeó muy interesantes y estudios Que aparecen resumidos originales en el brillante expediente presentado COME Candidato el ocupar Sillón de referencia. Como INTERESANTES uno de sus muy trabajos, Quiz yás por ser el último, figura: la lección inaugurale de la CáTedra de Clínica Méreq dica, VENEZ Homenaje a su memoria, publicaron sus amigos de la Clínica Córdoba. Firmado por el doctor Eudoro González, Secretario de la Academia (Caracas, 15 de marzo de 1938).

2. En la Federación de Estudiantes de Venezuela. En 1939, en el Consejo de Estudiantes de Medicina, se tomó la siguiente resolución:

bases establecer las del Concurso y Premio Doctor Heberto Cuenca, bajo las siguientes bases: 1. PODRán tomar parte en el Concurso las Tesis doctorales de la última promoción (1939), ya aprobadas por la Ilustre Universidad Central. 2. Esas Tesis Doctorales deber Versar sobre un tema de cardiologiquíjuin. 3. Las Tesis deben enviarse a la secretarínon de Cultura y Propaganda del Consejo de Estudiantes de Medicina. 4. El Concurso queda abierto a partir de esta fecha y se cerrará el 15 de enero de 1940. 5. El 27 de enero de 1940, aniversario de la muerte del doctor Heberto Cuenca, se hará entrega de la Tesis laureada, De la Medalla de Oro y de los hôtes. 300, donados por el creador del Premio, docteur Domingo Collado. Esta entrega se hará en acto público y solemne. 6. El Premio es individuelle. 7. El Jurado Que conocerá de las Tesis presentadas al concurso estará integrado por los doctores Bernardo Gómez, h. Domingo Collado y R. Hernández Rodríguez. Caracas, 14 de noviembre de 1939. Por el Comité Directivo del Consejo de Estudiantes de Medicina: RV González (Secretario General), Alberto Díaz Guzmán (Secretario de Reivindicaciones Estudiantiles), Hernán Quijada (Secretario de Cultura y Propaganda), Hécteur Nouel Joubert (Secretario de Economía y Estadística), Hécteur Cedeño (Secretario de Deportes y Festivales).

Veredicto del Concurso "Doctor Heberto Cuenca 1940". Los que suscriben, intégrantes del Jurado de las Tesis Aspirantes non este Concurso, considerando: Que el único trabajo presentado, "La muerte súbita en Caracas y sus causas", Obstante Pas su gran importancia caceífica y sociale, Que pone de soulager el esfuerzo inteligente de su autor, pas de reúne las condiciones exigidas por dicho Concurso, ya que no trata especialmente de tema de cardiologiquía, ha resuelto declarar desierto el Concurso. Caracas, 17 de enero de 1940. Doctores Bernardo Gómez, h. Domingo Collado y R Hernández Rodríguez. Dado el resultado, el doctor Collado, creador del Premio, ofreció dar Un Segundo Premio, Que Constarínon de Bs.300, le péché medalla. La proposición fue acogida por el Centro de Estudiantes, en carta Que firma Alberto Silva Álvarez.

Veredicto del Concurso "Docteur Heberto Cuenca 1941". Los que suscriben, designados por la Federación de Estudiantes de Venezuela, para el constituir Jurado examinador de las Tesis presentadas al Concurso, encuentran Que todas ellas representan non valioso aporte al estudio de nuestra cardiologiquía, tanto desde el punto de vista clínico COME del expérimental, por lo cual la selección pas fue tarea fácil. El Jurado considéra Que merece el Primer Premio la tesis intitulada "carte lesionesíacas en la bilharziose mansoni. Estudio Experimental" y el Segundo Premio la que lleva el título "Tromboangeitis obliterante o enfermedad de Leo Burger", Cuyos Autores fils respectivamente, doctores Gustavo Romero Reverón y Julio Sánchez Vegas. Jurado: Bernardo Gómez, h. Domingo Collado y R. Hernández Rodríguez. En 1942 le fue otorgado al médecin Enrique Zamora Conde por su trabajo "Heridas y suturas del múMUSCLE carteíaco". Jurado: Doctores René Finol, Gustavo De la Plaza y R. Zubillaga. Desde entonces, en la Revista de la Sociedad de Estudiantes de Medicina Que il podido pas de revisar Qu’il conseguido ningún otro Otorgamiento al respecto. Commeí, SUS alumnos Horacio Luccione y Domingo Collado, el creador del Premio, Vieron detenido el reconocimiento a su querido maestro. Desde entonces el nombre del ilustre maestro ENTRó non formar parte del pasado juinónimo, y la notion de Collado, Que según Silva ÁÁlvarez, directeur de "SEM" para la época (1939), "lo que êmeíun juin barboteuse con una vieja tradición de frialdad e indolencia, quedó sepultada".

En 1965, aunque tardíamente, de nuevo es recordado en el Zulia por el doctor José Hernández D ?? Empaire, cuando escribe con motivo del Centenario del Hospital Chiquinquirá: "Raras veces nos es dado presenciar la meteórica carrera de un hombre que, desde los primeros Peldaños de un estrato profesional asciende raudo por sus propios merecimientos, por su propio trabajo, por su propio y tesonero esfuerzo, sin ayuda de nadie, sin valerse de la intriga ni del halago, hasta llegar a ocupar, transitando por el recto camino, la posición secretamente ambicionada" (53).

Y por última vez se recuerda en la Academia de Medicina del Zulia cuando se Aprueba el 21 de noviembre de 1984 la creación del Premio Dr. Heberto Cuenca para ser otorgado al investigador joven de Venezuela, propuesto por el doctor Fernando Bermúdez Arias, y en acuerdo Qué firman los doctores Daniel Flores Hernández y Ricardo Soto UrribarríComo Presidente y Secretario respectivamente, en 1985, paragr ser otorgado por primera vez en 1989. Desde entonces se ha concedido sin interrupción cada dos juinños, con la toma de cada nueva Junta Directiva. Los ganadores hasta 1992: 1. Dr. Domingo Duarte Noguera: Contribución al estudio del cáncer del pulmón. Su creciente importancia en Venezuela y en el estado Zulia. ONUálisis de 307 casos (1988). 2. Dr Edgardo Carrizo: Alteraciones de linfocitos T en 10 pacientes esquizofrénicos admitidos en el Hospital Psiquiátrico de Maracaibo de acuerdo a la administración o pas de Terapéutica neuroléptica (1990). 3. Dr. Betulio Vergel Rivas: Dimensiones y volumen de la silla turca en personas normales (1992) (54).

Aceptar la historia como un hecho y hacer justicia es deber ineludible. Por ello en este caso, reconocer médecin al Heberto Cuenca Carruyo VENEZ el Iniciador de la CardioLogínon en Venezuela, es COME Quedó demostrado en las páprecedentes Ginas, inobjetable desde todo punto de vista. Ésta, es mi propuesta compartida VENEZ parte de esta historia, la cual hago pública y Notoria al mismo tiempo Que Solicito la consideración de su estudio y el veredicto de la equidad, ampliamente merecida por este ilustre médico del Zulia.

&# 9; 1.&# 9; Laín Entralgo P. Historia de la medicina. Medicina moderna y contemporánea. Barcelona: Editorial Científico Médica; 1954. [&# 160; Liens &N ° 160];

&# 9; 2.&# 9; Wilson FN, Macleod AG, Barker PS. La forme de l’électrocardiogramme IV. La moyenne électrique Axis et le Centre de stimulation. Pro Soc expériences Biol Med. 1930; 27: 591-599.

&# 9; 3.&# 9; Herrick JB. feasctures Cliniques d’obstruction soudaine des artères coronaires. J Amer Med Ass. 1912; 59: 2015-2020.

&# 9; 4.&# 9; Chávez I. La digitalina de peque nonñComme dosis en el tratamiento de las cardioPATíComme. Morelia. Tesis. Editorial Morelia, 1920. [&# 160; Liens &N ° 160];

&# 9; 5.&# 9; Einthoven W. Die galvanometrische Registrirung des menschlichen Elektrokardiogramms, zugleich eine Beurtheilung der Anwendung des Capillarelektrometers in der Physiologie. Arche Pflujger ?? f d gements Physiol. 1903; 99: 472-476.

&# 9; 6.&# 9; Chagas C. Nova Tripanosomiaze humana. Estudios sobre a morfologínon e o ciclo evolutivo de Schizo tripanum cruzi n. Gen; septembre, ajente atiolojico de nova Entidade morbida do homen. Mem Inst O Cruz. 1909; 1: 159-166.

&# 9; 7.&# 9; Marañón G: Hipertensión y diabetes. Archivos de CardioLogía y Hematologíjuin. 1932; 4: 40-44.

&# 9; 8.&# 9; Marañón G. y Tensi Diabèteón artériel. MI 1922; 4: 15-19.

&# 9; 9.&# 9; Marañón G. Presión artérielle y metabolismo hidrocarbonato. MI 1925; 2: 32-36.

&# 9; dix.&# 9; Marañón G. Sobre el corazón mixedematoso, MI 1928; 4: 8-10.

&# 9; 11.&# 9; Marañón G, Fanjul J. La Tensión artérielle en el hipertiroidismo. MI 1930; 24: 11-14.

&# 9; 12.&# 9; Roentgen WC. Ueber eine nenue Art von Stranhlen. S.B phys-med. Ges Wurzb. 1895: 132-139.

&# 9; 13.&# 9; Koheler A. Teleroentgenographie des Herzens. Dts Med Wchnschr 1905; 34: 186-189.

&# 9; 14.&# 9; Bermúdez-Arias F. Cuenca y la cardiologiquínon zuliana: Pioneros en Venezuela. Maracaibo. Centro Zuliano de Historia de la Medicina. Imprenta del Estado Zulia. 1985. [&# 160; Liens &N ° 160];

&# 9; 15.&# 9; Cuenca H. Los parásitos desde el punto de vista nosológico nacional. Maracaibo. Tipografínon Exeélsior. 1923. [&# 160; Liens &N ° 160];

&# 9; 16.&# 9; Barragán-Mercado L. Historia del Hôpital général de México. México: Editorial Mexicana Lemer. 1968. [&# 160; Liens &N ° 160];

&# 9; 17.&# 9; Puigbó JJ. Historia de la Sociedad Venezolana de CardioLogíjuin. Avances Cardiológicos XIV, 1994; 16 (Suppl 2): ​​7-56.

&# 9; 18.&# 9; Puigbó JJ. Heberto Cuenca. En: Briceño-Iragorry L, Puigbó JJ, López JE, Editores. MinibiografíComme de médicos Venezolanos. Caracas: Editorial Ateproca; 2003.p.239-240. [&# 160; Liens &N ° 160];

&# 9; 19.&# 9; Barret E. Importancia de las Publicaciones médicas. En: Bialostosky G, rédacteur en chef. Arche Inst Cardiol Mex. 1974; 44: 803-807.

&# 9; 20.&# 9; Cuenca H: Nota preliminar sobre electrocardiografínon en Venezuela Leífaire y considerado en la III Sesión Ordinaria del Congreso V Venezolano de Medicina, el 24 de diciembre de 1926. Memorias del Congreso. 1927; 2: 147-154. litografíUne del Comercio. Caracas. [&# 160; Liens &N ° 160];

&# 9; 21.&# 9; Cuenca H, le juge daly ?? O, Vizcarrondo E. Un caso de endo-artérite maligna Que simula la endocardite de tipo Osler. Boletín de los Hospitales 1934; 32: 390-401.

&# 9; 22.&# 9; Cuenca H. Nota sobre un caso de comunicación interventriculaire, con estrechez pulmonar. Rev SMQZ 1931; 5: 67-68.

&# 9; 23.&# 9; Cuenca H. Nota sobre un caso de l’angine de pecho de origen Miocárdico. Rev. SMQZ 1929; 3: 111-114.

&# 9; 24.&# 9; Cuenca H. Las inyecciones intracardíacas. Rev SMQZ 1928; 2: 228-232.

&# 9; 25.&# 9; Cuenca H. Un caso de dilatación aguda del corazón En un niño de cuatro meses. Rev SMQZ 1928; 4: 179-181.

&# 9; 26.&# 9; Cuenca H. La carte formaíaca de la enfermedad de Chagas, con Presentación de nuestro caso amorce. Arche Venez Cardiol Hematol. 1935, 3: 144-155.

&# 9; 27.&# 9; Cuenca H. Sobre la acción del sulfato de quinina intravenosa en un caso de taquicardia Paroxística. Rev SMQZ. 1931; 5: 34-38.

&# 9; 28.&# 9; Cuenca H. Las afecciones de la arteria pulmonar, con unálisis de algunos de los casos observados por nosotros en Caracas. Arche Venez Cardiol Hematol. 1935, 1: 3-52.

&# 9; 29.&# 9; Cuenca H. Diagnóstico topográfico del infarto del miocardio. M Gacéd Caracas. 1934; 4: 41-47.

&# 9; 30.&# 9; Cuenca H, Lairet F h. La tiroidectomínon totale en el tratamiento de la carte insuficienciaíaca irreductible en pacientes sin tirotoxicosis. Arche Venez Cardiol Hematol. 1935, 4: 187-195.

&# 9; 31.&# 9; Cuenca H, Araujo RL. Neumopericarditis tuberculosa con derrame. Arche Venez Cardiol Hematol. 1935, 4: 197-202.

&# 9; 32.&# 9; Cuenca H. El seno carotídeo. Morfología, fisiología, fisiopatología, deducciones Terapéuticas. Arche Venez Cardiol Hematol. 1935, 4: 203-213.

&# 9; 34.&# 9; Cuenca H. Nota sobre el tratamiento del síndrome de l’angine de pecho en las aortite sifilíticas con las preparaciones de bismuto, con Presentación de los aortogramas e Historias de los enfermos. Rev SMQZ. 1927; 2: 38-41.

&# 9; 35.&# 9; Cuenca H. Revista sobre angine de pecho. Rev SMQZ. 1927; 3: 30-34.

&# 9; 36.&# 9; Cuenca H. infarto del miocardio. Presentación de tres casos con disociación aurículo-ventriculaire. Rev Med Nac de Caracas. 1933; 1: 41-45.

&# 9; 37.&# 9; Cuenca H. La glucosa en el insuficiencias à la carte tratamiento de lasíacas. Rev Soc Estud de Med. 1934; 1: 15-20.

&# 9; 38.&# 9; Cuenca H. Insuficiencias Parciales del miocardio. Insuficiencia del VentRículo derecho. Rev SEM Caracas. 1934; 1: 20-24.

&# 9; 39.&# 9; Cuenca H. Una flebitis de origen dentario. Venez Odontol Caracas. 1934; 3: 12-15.

&# 9; 40.&# 9; Cuenca H. Oclusión de la veine cave supérieure. Arche Venez Cardiol Hematol. 1935, 2: 24-31.

&# 9; 41.&# 9; Cuenca H, Iriarte D. Estudios electrocardiográficos de la infección Expérimentale de Animales receptivos a la tripanosomiasis de Chagas y tripanosomiasis venezuelenzi. M Gacéd Caracas; 1936; 1: 33-38. Y Boletín del Ministerio de Sanidad Nacional.

&# 9; 42.&# 9; Cuenca H, Araujo H. La irradiación del seno carotídeo en el tratamiento de la hipertensión artériel. M Gacéd Caracas. 1933; 2: 13-16.

&# 9; 43.&# 9; ictericias Cuenca H. Las. Rev SEM Caracas; 1936; 2: 8-14.

&# 9; 44.&# 9; Bermúdez Arias F. Forjadores de una historia. Autores, Medicina y Universidad del Zulia. Editorial de la Universidad del Zulia (Ediluz), 1985. Maracaibo. [&# 160; Liens &N ° 160];

&# 9; 45.&# 9; informativa Cuenca H. Nota. Arche Venez Cardiol Hematol. 1935, 1: 163.

&# 9; 46.&# 9; Bruni Celli B. Historia de la Facultad Médica de Caracas. Caracas: Imprenta Nacional; 1957. [&# 160; Liens &N ° 160];

&# 9; 47.&# 9; Plaza Izquierdo G, Gómez B. Un caso de enfermedad congénita del corazón. Rev Pol Caracas. 1937; 6: 33-37.

&# 9; 48.&# 9; gómez B. La enfermedad reumastimal Entre nosotros. Bol de Hosp. 1937; 25: 10-15.

&# 9; 49.&# 9; gómez B, Gil Yépez C. Bloqueo de rama de origen cong probableénito. Arche Venez Puer Ped. 1942; 6: 13-17.

&# 9; 50.&# 9; gómez B, Gil Yépez C, PéCarre rezño M. Comunicación previa sobre el tratamiento quirúrgico de la hipertensión artériel. Bol Soc Venez Cir. 1945; 1: 2-10.

&# 9; 51.&# 9; Leonardi JD. Palabras dirigidas a la audiencia. Rev SMQZ. 1938; 11: 769.

&# 9; 52.&# 9; Carbonell D. Editorial. M Gacéd Caracas. 1938; 4: 65-69.

&# 9; 53.&# 9; Hernández d ?? Empaire: Palabras, Charlas, Discursos y otros Escritos. Maracaibo: Editorial Maracaibo; 1984. [&# 160; Liens &N ° 160];

54. Arrieta O. Historia de la Academia de Medicina del Zulia (Primeros XXV juinños). Maracaibo: Ediciones de la Academia de Medicina del Zulia; 1992. [&# 160; Liens &N ° 160];

Academia Nacional de Medicina, Palacio de las Academias. Bolsa San Francisco-Caracas 1010 Venezuela

http: /www.anm.org.ve

RELATED POSTS

  • Sintomas de una angine de pecho …

    Sintomas de una angine de pecho Sintomas de la angor estable El enfermo típico con una angor de pecho estable es un varón maire de 50 años, con factores de riesgo de lesión coronaria…

  • ostéochondrite pecho

    123 mos, il y a 1 semaine Hola me llamo mirna, tengo 20 años y desde los 10 años il sufrido de dolor non el el pecho, époque siempre de Pense que el corazón, y hasta el día de hoy me…

  • Ostéochondrite, dolor en el pecho …

    Ostéochondrite, dolor en el pecho Que Causa alarma Lunes 04 de abril del 2016, 09h39, última actualización Informes médicos de distintos países coinciden en que el dolor torácico es responsable…

  • ostéochondrite costal

    pulmonares Clasificación DE LOS Ruidos 1. RUIDOS DE LA respiración. (2) # 183; Ruido respiratorio normale o ruido laringo traqueal o traqueo bronquial: se produit por el paso del aire por las…

  • Sintomas de ostéochondrite toracica

    Lésions musculo- Esqueléticas en Niños y Adolescentes Palabras clave: traumatismo, niño, entrenamiento, deporte INTRODUCCION La participación de los niños y adolescentes en deportes organizados…

  • Ostéochondrite causas más comunes …

    Ostéochondrite. causas más comunes Aunque las causas de la ostéochondrite Pueden llegar non muchas ser, tenemos Que tener en cuenta que en muchos casos esas causas fils desconocidas o Causa de…

Laisser un commentaire